“18 otra vez”: crema comercializada en india promete restituir la virginidad

“Crema vaginal rejuvenecedora y de endurecimiento” se vende en India como remedio para restituir la virginidad, una idea esencialmente absurda que por siglos ha intentado controlar el desarrollo sexual de las mujeres y fijarles un valor.

Lo absurdo de que la virginidad sea un criterio predominante para considerar la valía de una mujer, queda demostrado en los muchos remedios que, desde tiempos inmemoriales, claman restituirla. Visto de otro modo: el imperativo de la virginidad es tan insostenible —pensándolo como norma que supuestamente regula el comportamiento sexual de una sociedad entera— que en todas las épocas, aun las más puritanas, las mujeres simplemente no lo toman en cuenta, aunque después tengan que allegarse a personas que dicen tener el remedio para la falta cometida.

La Celestina, uno de los personajes más icónicos de la literatura hispánica, tenía justamente esa fama, la de ser sumamente hábil en “renovar virgos” y dejar a las mujeres tan vírgenes “como la madre que las parió”. Y aunque parezca sorprendente, cinco siglos después esta preocupación continúa.

En la India, uno de los países más conservadores en cuanto a tradiciones se refiere, recientemente ha comenzado a comercializarse una crema de nombre 18 Again, “18 otra vez”, “crema vaginal rejuvenecedora y de endurecimiento”.

La creadora del producto, Rishi Bhatia, asegura que la crema “construye la confianza interior” y “potencia la autoestima”. En este sentido, una mujer de mediana edad dio su testimonio de que 18 Again no restituyó su virginidad, pero sí las emociones de ser virgen y tener sexo por vez primera. Aquí el anuncio publicitario:

Video

Sin embargo, la posible curiosidad del asunto, el tono más o menos irónico con que pueda abordarse e incluso el aparente regocijo que en el comercial muestra la supuesta usuaria, no debe ocultar el hecho de que la idea de virginidad ha sido uno de los mecanismos de control más persistentes en la historia sexual de la humanidad, una manera de preservarlas en un asfixiante estado de inocencia después de cual, como objetos que pierden valor cuando salen de su empaque, pasan a formar parte de una especie de segunda categoría —a pesar de que 18 Again pretenda venderse como si las mujeres fueran las verdaderas y únicas destinatarias del beneficio.

Fuente: Pijama Surf

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s