Las películas de terror, que te ayudan a quemar calorías

Entre el Halloween y el puente de Día de Muertos, uno de los planes más socorridos seguramente será el ver una o varias películas de espantos. La buena noticia es que al mirar estas cintas de terror, además de llevarte unos cuantos sustos, podrás quemarás calorías.

¿Osea que puedo perder calorías mientras estoy aplastádote viendo una película de terror?

Pues al parecer sí.

Esto según un estudio de la Universidad Británica de Westminster, quienes tras realizar pruebas a varios voluntarios, determinaron que en promedio pueden perderse unas 113 calorías mientras se ve una película de terror con duración estándar de 90 minutos. De acuerdo a varios expertos, esta quema calórica es la misma que se obtiene al caminar durante poco menos de treinta minutos.

Esto ocurre porque al ver una escena de terror, el pulso aumenta y el latido cardíaco consume más oxígeno del exterior, y al mismo tiempo se expulsa más dióxido de carbono, causando que el estrés disminuya el apetito y haga que la actividad del metabolismo basal aumente y en el proceso se queme un alto número de calorías.

El estudio estuvo dirigido por el doctor Richard Mackenzie, especialista en metabolismo y psiquiatría de la Universidad de Westminster, quien junto con su equipo, realizaron un top ten con las películas de terror que según ellos, nos ayudan a quemar más calorías. Aquí la lista:

1. El Resplandor – 184 calorías
2. Tiburón – 161 calorías
3. El Exorcista – 158 calorías
4. Alien – 152 calorías
5. Saw, el Juego del Miedo – 133 calorías
6. Pesadilla en Elm Street (Freddy Krueger) – 118 calorías
7. Actividad Paranormal – 111 calorías
8. El Proyecto de la Bruja de Blair – 105 calorías
9. Masacre en Texas – 107 calorías
10. [Rec] – 101 calorías

Ay güey!

Así que estos días olvídense del gimnasio, y mejor organícense un buen maratón de películas de terror. Eso sí, no se les ocurra acompañar la proyección con refrescos, cervezas, palomitas, papas, sopes, pizza y demás delicias engordadoras, pues saldrá peor el remedio que la enfermedad.

Fuente: Sopitas

Iron Man 3: revelan el primer afiche y teaser de la película

La cinta, producida por Marvel Studios y distribuida por Walt Disney Pictures, será estrenada el 2013, pero ya puede apreciar aquí sus primeras imágenes.

Walt Disney Pictures tiene planeado lanzar públicamente el primer trailer de “Iron Man 3” el martes 23 de octubre, pero para saciar la ansiedad de los fanáticos que esperan ver las imágenes de la tercera película sobre el hombre de acero, ha difundido un teaser de menos de 20 segundos con imágenes inéditas.

En el pequeño adelanto se puede ver una de las nuevas armaduras de Tony Stark, interpretado por Robert Downey Jr., a quien también se le puede ver en algunos fotogramas. Además, se puede ver también a Pepper Potts, interpretada por Gwyneth Paltrow, y un indicio del que, según rumores, sería el nuevo villano: el Mandarín.

El director, Shane Black, también ha confirmado la participación de los actores Don Cheadle, Jon Favreau, Ben Kingsley, Guy Pearce, James Badge Dale y Ashley Hamilton en la tercera entrega de la saga.

Los detalles de la tercera entrega siguen siendo muy escasos, pero el trailer que será publicado en Internet mañana despejaría algunas de ellas. También salió a la luz el póster publicitario oficial de la cinta, la cual será estrenada en abril del 2013.

Video del trailer aquí

Fuente: El Comercio

Dudan del reencuentro de Kristen y Pattinson

Amigos de los actores consideran que tras el estreno de la última cinta de Crepúsculo se dirán adiós por su bien.

Robert Pattinson y Kristen Stewart ni siquiera han confirmado en público su reconciliación, pero las historias alrededor de los actores no cesan y ahora se dice que sus amigos dudan del reencuentro entre ambos.

De acuerdo con Radar Online, personas cercanas a Kristen y Pattinson creen que sólo seguirán adelante hasta el estreno de la última entrega de la saga Crepúsculo.

“Los amigos de Kristen y Rob no creen en absoluto que su reconciliación vaya a durar. Rob cree que Kristen no se acostó con Rupert Sanders, pero el hecho es que le fue infiel. Los amigos de Rob piensan que era más fácil para él regresar con ella justo ahora que viene la promoción de Breaking Down.

“Kristen definitivamente convenció a Rob que sería una etapa agridulce para ellos, pues se trata de la última cinta de Crepúsculo. Nadie duda que Kristen ama a Rob, sólo que ella no es tan madura como él”.

De cualquier manera, los amigos de Robert sólo desean que saque a Kristen de sus sistema por su bien, pues están enfadados con su conducta.

Apenas se mencionó que la pareja decidió acudir a terapia y que el especialista les recomendó no tener sexo por al menos un mes.

Fuente: El Universal

Magnate chino ofrece 64 millones de dólares a hombre que se case con su hija lesbiana

“No me importa si es rico o pobre. Lo importante es que sea generoso y de buen corazón”, declaró Cecil Chao Sze-tsung, magnate hongkonés de las bienes raíces que ofrece poco más de 64 millones de dólares al hombre que se case con su hija, quien recientemente formalizó su relación con su novia de 7 años.

Cecil Chao Sze-tsung es un magnate chino de las bienes raíces, particularmente en Hong Kong, quien ha hecho un anuncio sumamente singular que de algún modo recuerda aquel motivo folclórico del rey que pone a concurso la mano de su hija.

En este caso el hombre anunció una dote de 500 millones de dólares hongkoneses, poco más de 64 millones de dólares estadounidenses, a quien establezca un compromiso matrimonial con su hija, Gigi Chao, de 33 años y arquitecta graduada de la Universidad de Manchester.

El padre de la mujer tomó esta determinación porque su hija recién se casó civilmente en Francia con Sean Yeung, su novia de 7 años.

“No me importa si es rico o pobre. Lo importante es que sea generoso y de buen corazón”, dijo Cecil Chao sobre los atributos de su posible yerno. Para él, por cierto, no se trata de una recompensa, sino de “un estímulo que atraiga a alguien con el talento pero no el capital para comenzar su propio negocio”.

Fuente: PijamaSurf

Titanic: James Cameron intentará probar que Jack y Rose no cabían en la misma balsa

Antes de que pregunten, esto es ciencia señores: El cineasta James Cameron participará en el programa Mythbusters para intentar probar que los protagonistas de la película Titanic, Jack y Rose, no cabían los dos en la puerta que usaron de balsa y que por eso (¡alerta-spoiler!) sólo Rose se salva.

En una entrevista con IGN, Cameron indica que “Mythbusters tratará este problema, y les ayudaré a hacerlo”. Más de alguno habrá visto esta imagen que ha circulado ampliamente en Internet probando que ambos caben en la balsa, incluyendo una extensa discusión sobre física en Reddit:

“En realidad no es un asunto de espacio, es un asunto de flotabilidad. Cuando Jack pone a Rose sobre la balsa, y luego intenta subirse – no es idiota, no quiere morir – la balsa se hunde, y como que se da vuelta. Así que está claro que hay suficiente flotabilidad sólo para una persona. Así que él toma la decisión de que ella sea la que se salve, en lugar de ahogarse los dos”, explicó Cameron.

Aparentemente el director ha pensado extensamente en este problema. Aunque muchos podrán pensar que no tiene mucho sentido investigar este tema, es interesante cómo una película romántica puede iniciar discusiones sobre física.

Fuente: FayerWayer

 

Anarquía y perversión de la razón en “El caballero de la noche asciende”

La anarquía que propone Bane en la última parte de la serie filmada por Christopher Nolan en torno a Batman es perversa pero seductora: somos lo suficientemente civilizados para no necesitar más la civilización. ¿Pero esto es cierto? ¿Es real y asequible?

No pretendo ser original, audaz ni novedoso si digo que la trilogía de Batman dirigida por Christopher Nolan puede verse también como una exploración a la idea del caos y, en particular, a sendas manifestaciones con que este se presenta en nuestro mundo.

Si esto es cierto o al menos momentáneamente aceptable, en la primera parte, Batman Begins, la variación examinada sería el caos como un elemento del mundo, inofensivo hasta que una circunstancia exterior lo saca de su latencia y su adormecimiento. Ese caos que reside en la naturaleza pero que no existe hasta que alguien lo descubre como tal, probándolo y experimentándolo en sus efectos. El caos como elemento de un mundo preadánico que solo cuando adquiere este nombre, cuando se le impone dicha denominación, hace presencia y pasa de ser una fuerza en potencia a una fuerza manifiesta.

The Dark Knight sería, obviamente, la escenificación del caos como fuerza primigenia, como elemento consustancial de la realidad sin el cual esta nunca hubiera sucedido. El caos, también, como fuerza indomable cuya negación sostenida parece ser el único fin de todo nuestro proceso civilizatorio: el ello freudiano, la pulsión de muerte, la tempestad y el terremoto, el furor, el rapto. Una fuerza imposible de detener en su voluntad ciega de arrasarlo todo ―gratuita, absurdamente― y ante la cual, sin embargo, se opone el héroe, engañado en su misión de reparar el orden cósmico quebrantado, ciego a la evidencia de que el origen mismo es una falta y una ruptura. Esta sería también la idea arquetípica del caos, que encuentra expresiones en casi cualquier mitología, cosmogonía y universo folclórico humanos ―el trickster, la Discordia (Eris), etc.

Por último, la trilogía cierra con algo que podría pensarse a partir del título del famoso grabado de Goya, «El sueño de la razón produce monstruos»: el caos que, inesperada  y paradójicamente, surge del ejercicio de la razón y los mecanismos de la lógica, de cierta modalidad especial del razonamiento (moderna, ilustrada) que en la proximidad de sus límites puede volverse contra sí misma y amenazar la supervivencia del sistema entero.

De los villanos que antagonizan en sus respectivos momentos la serie, quizá ninguno tan público, tan político, como Bane. Como si se tratase de alguno de esos legendarios oradores de la antigüedad ―un Demóstenes, un Cicerón―, Bane no pierde ocasión para pronunciar discursos y perorar, sea ante una multitud o ante un puñado de personas, conservando siempre un tono calmo pero contundente, irrebatible, recorriendo vericuetos lógicos que al menos en la primera escucha suenan impecables, sin importar que sea una perversidad lo que está defendiendo y aun lo que está haciendo con el razonamiento mismo.

A diferencia de las dos partes anteriores, donde el caos llega por medio de una droga y de la locura de un hombre, respectivamente, en The Dark Knight Rises el caos se presenta como una marea imparable, una revuelta empujada por un supuesto ideal de justicia e igualdad, de la declaración de muerte, agotamiento, obsolescencia o corrupción de esas instituciones sociales que, idealmente incorruptibles, deberían garantizar la paz social, el bien común, la convivencia pacífica y todos esos conceptos de la teoría política clásica que avalan o justifican la sujeción del hombre a las creaciones colectivas que permiten la vida en sociedad ―y quizá ese sea uno de los descubrimientos mejor logrados de la película: que incluso corruptas, dichas instituciones cumplen esa función elemental, acaso porque, como han sugerido varios pensadores en distintos momentos de la historia (entre ellos, por citar un ejemplo, Étienne de La Boétie), nuestra voluntad de obediencia es mucho más fuerte que nuestro deseo de ser libres, un recurso de supervivencia sumamente efectivo diseñado para disminuir o desaparecer el riesgo que supone ejercer la libertad.

Ese parece, en el fondo, el argumento esencial de la anarquía que Bane (y quizá no solo él) propone, contradictorio y paradójico: somos lo suficientemente civilizados como para no necesitar más de la civilización, somos los suficientemente civilizados para deshacernos de sus instituciones y sus reglas, sus códigos, sus prohibiciones. Y esto puede ser cierto. Es, también, la ensoñación utópica de la anarquía. ¿Pero es real? ¿Es asequible? ¿Algún día todos seremos lo suficientemente civilizados como para no necesitar más la correa de la civilización sobre nuestros cuellos?

Fuente: PijamaSurf